Se trata de una gama de placas de PVC con varios perfiles tipo Teja Royal, Onda 95/40, Greca 200/28 y Greca 210/25 en espesores comprendidos entre 2.2, 2.5 y 3 mm.

Su acabado exterior superficial brillante, tipo ASA, le otorga una excelente resistencia a los agentes atmosféricos, cambio de color o forma, ataques químicos en atmósferas corrosivas y heces ácidas de pájaros. Inalterable en un rango de temperaturas de trabajo de -40ᵒ C hasta 94ᵒC.

Posee una ligereza extraordinaria de peso, con 4.5 Kg/m² equivale aproximadamente a 10 veces el peso de las tejas de arcilla tradicionales, facilitando tanto los costes de transporte como los de elevación y montaje. Aligerando el peso total de la cubierta.

Gran resistencia a los impactos, se mantiene irrompible, sin grietas ni astillas. Se muestra inalterable después de lanzar una carga de 25 kg desde 3 m. de altura, sobre una placa fijada a 1 m. entre ejes de soportes.

Su gran capacidad de carga, superior a muchos paneles del mercado, supera una carga, uniformemente repartida, superior a 600 Kg/m².

Disfruta de un aislamiento acústico superior que supera los 20 dβ, incluso bajo lluvias y tormentas. De baja conductividad térmica, con un coeficiente de 0,19 W/m²*K, proporcionando un alto aislamiento térmico en sus aplicaciones, que puede ser mejorado mediante la instalación de aislantes tipo lana de roca o equivalentes.

La reacción al fuego es tipo auto-extinguible. La clasificación que cumple es la clase B1, al entrar en contacto con la llama arde sin propagar el fuego y al retirar la llama, se auto-extingue inmediatamente. Son más seguras que las placas bituminosas, con base de alquitrán y ayuda a la combustión.

Inalterables y resistente a la corrosión, atmósferas salinas, ácidos alcalinos y otros productos químicos en disolución. El material no se deforma ni varía su aspecto original.

No son conductores eléctricos por su base química y composición.

No precisan mantenimiento, son auto-limpiables con la lluvia, debido al efecto loto en su superficie, considerándola anti-bacteriana e higiénica.

Poseen una baja absorción de agua del 0,02% según la Norma ISO 62, proporcionando las propiedades de impermeabilización necesarias a las cubiertas de edificios, sin el uso de materiales  complementarios adicionales.

Placas ecológicas son 100 % reciclables y colaboran con el Medio Ambiente.

Los diferentes perfiles gozan de una amplia Garantía de 30 años contra las condiciones atmosféricas. Muy pocos termoplásticos disfrutan de una garantía similar a la del PMMA.