Razones para instalar Placa Vicocel® de Policarbonato Celular

Antes de la aparición del policarbonato celular por parte de una firma austriaca, en los años ‘70 la mayoría de lucernarios, marquesinas y verandas (jardines de invierno) se realizaban con placas compactas de vidrio, policarbonato o bien placas compactas o celulares de polimetacrilato de metilo celular de 16 mm., conocido como “SDP”.

Las características de inflamabilidad y de rotura con astillas  bajo impacto, dejaron al “SDP” casi sin aplicaciones, a pesar de su excelente transmisión luminosa y su estabilidad a los rayos U.V. superior a la del Policarbonato.

El principio de la placa celular es muy sencillo. La placa compuesta consta de dos láminas, dónde la superior descansa sobre varios tabiques de conexión que se apoyan a su vez sobre la lámina inferior.

Aunque la mayoría de nuestras placas llevan protección a las dos caras, es en la lámina superficial exterior, dónde se suele distribuir el filtro a los U.V. para evitar el envejecimiento prematuro ya sea por coating (pintado) o por coextrusión.

Las cámaras de aire cerradas que se crean entre las dos láminas y los tabiques de unión (alveolos), sirven como capa de aislamiento, ya que el aire que reposa en los espacios intermedios es un mal conductor térmico, comparado con los cuerpos sólidos. De utilizar el Policarbonato Celular a utilizar el Policarbonato Compacto puede producirse diferenciales de consumo que superan el 35% de ahorro energético. Gracias e los ahorros energéticos una inversión en Vicocel®, se amortiza a los pocos años.

Las placas sólidas ya sean de cristal, polimetacrilato de metilo o policarbonato compacto, en caso de diferencial térmico entre el exterior y el interior, pueden producir condensaciones que pueden afectar al entorno de la instalación, debido a la posible caída de gotas de agua, al reunirse pequeñas partículas de condensación.

Con una placa de policarbonato celular Vicocel®, en el caso de sufrir un alto diferencial térmico, las condensaciones se producirían en el interior de los alveolos y se dispersarían por la cinta ventilada ubicada en  el canto inferior de la placa.

El termosellado térmico de los alveolos de una placa o panel de policarbonato celular no asegura la no aparición de condensaciones. El policarbonato es un material permeable al vapor de agua y en caso de querer construir un doble acristalamiento, con sales en los extremos para el secado del aire atrapado entre las dos láminas, debido al paso de vapor de agua, acabarían por saturar dichas sales.